Logo

Celda galvánica

Durante mucho tiempo, el hombre ha sabido que el material tiene electricidad. Sin embargo, es muy difícil mantener una separación de cargas para el flujo de corriente. No fue sino hasta finales del siglo XVIII, con la pila de Volta que se pudo tener un primer generador de corriente.

En 1836 John Daniell, físico británico (1890-1945), inventó una batería nueva que se compone de dos compartimentos cada uno con soluciones acuosas, una de iones de sulfato de cobre en los que se sumerge una hoja de cobre y, otra de sulfato de zinc, donde sumergió una hoja de zinc.

Los dos compartimentos están conectados por un puente salino. Esta característica le permite generar un voltaje constante de 1.1 V.